Astrología Básica

Una introducción a este arte celeste y ciencia sagrada​

En el proceso de aprendizaje de la astrología, es esencial ser cuidadosos con la información que consumimos. A lo largo de más de cuatro siglos, esta valiosa disciplina ha sido excluida de las instituciones oficiales, lo que ha resultado en diversas alteraciones y cambios. Esto nos plantea el desafío de discernir la fiabilidad de la información que encontramos en internet o en algunos libros, para asegurarnos de contar con fuentes confiables y auténticas, lejos de intereses lucrativos.

Por esta razón he preparado lo que yo considero: una gran síntesis de mis estudios sobre astrología. Estos escritos no están del todo completos porque considero que todavía me falta muchísimo por aprender, pero mientras sigo recorriendo este viaje celestial, me gustaría ir compartiendo algo de lo que ya he ido asimilando y poniendo en práctica para colaborar con la dignificación de la astrología como arte celeste y ciencia sagrada. A mi me ha aportado mucho y espero que a ti también.

Definición de astrología

La astrología es un sistema metafísico de lenguaje simbólico que comunica la correlación existente entre el cielo y la tierra, o entre el macrocosmos y el microcosmos; tanto en su expresión externa, a través de los fenómenos y hechos observables, como en su expresión interna, a través de la psique. La magnitud de este conocimiento, el cual históricamente se ha nutrido de matemática, filosofía y teología, nos permite entender por qué, tradicionalmente, la astrología es considerada arte y ciencia sagrada.

La carta astral

De forma simple, la carta astral es un mapa que nos muestra la disposición del cielo para un momento y lugar determinado. La astrología se basa en el estudio e interpretación de este gráfico, el cual no solo indica la ubicación de los astros en el firmamento, sino que permite aplicar distintas técnicas para conocer la cualidad del tiempo, encontrar respuestas a nuestras interrogantes, comprender las distintas dimensiones del ser humano y poder navegar el destino con mayor efectividad.

Aunque aún se conservan tablas con posiciones planetarias en el zodiaco provenientes de Babilonia que datan desde el siglo V a.C., el estilo de carta astral que usamos hoy en día la cuál está constituída en planetas, zodiaco, aspectos y casas, proviene de tiempos helenísticos (periodo grecorromano) al rededor del siglo II a.C. Aunque gráficamente ha pasado por varios cambios, los elementos presentes en una carta astral son los mismos hasta nuestros tiempos.

Hoy en día es común el conocimiento sobre la carta natal, es decir, el mapa del cielo para la fecha, hora y lugar exacto del nacimiento de una persona, sin embargo, podemos levantar cartas astrales para analizar cualquier evento terrestre significativo, como el inicio de un evento importante, un cumpleaños, incluso la carta de una pregunta, cuestionamiento o interrogación importante.

(A la izquierda: carta astral calculada en 1632 por el astrólogo William Lilly. Así se solían calcular las cartas desde el periodo medieval hasta la modernidad temprana. A la derecha: la misma carta astral, pero calculada al estilo moderno con un software de astrología)

Simbología de la carta astral